Impresora láser Vs Impresora de tinta

En el momento de adquirir una impresora laser o  inyección de tinta para nuestra empresa o a nivel particular, son varias las preguntas que nos hacemos los consumidores: ¿cuál imprime más rápido?, ¿Cuál es más barata?, ¿Qué consumibles serán mejor?. En este post vamos a analizar varios aspectos importantes y quizás así podemos resolver algunas dudas.

-Velocidad de impresión. Es la principal ventaja de las impresoras láser ya que éstas no trabajan por secciones o líneas y pueden alcanzar mayor velocidad (páginas por minuto). Además las destinadas a trabajos en grupo suelen estar dotadas de un procesador y memoria que permiten una ágil gestión en las colas de trabajo.

-Precio de la impresora. Las de tinta son habitualmente mucho más económicas que las de tóner, si bien es cierto que las impresoras láser monocromo han bajado mucho de precio en los últimos tiempos. Donde sí notaremos que el gasto es muy superior es en las máquinas láser a color, aquí la inversión es muy superior al resto.

-Precio de los consumibles. Comprar un cartucho de tinta siempre resulta mucho más barato en el momento que comprar un tóner. Sin embargo los tóner suelen imprimir bastantes más copias y duran más tiempo, por lo tanto el coste/copia es más económico. Para hacernos una idea, en las impresoras láser la copia sale a 2 ó 3 céntimos de media mientras que en las de tinta puede oscilar entre 15 y 20. A esto tenemos que añadir que los cartuchos, al ser tinta líquida, en ocasiones pueden secarse y tenemos que deshacernos de ellos incluso sin haberlos terminado del todo.

-Calidad de impresión. Ambas resultan adecuadas dependiendo del tipo de trabajo que vayamos a realizar. Las impresoras de tinta permiten imprimir en diferentes tipos de papel y tienen una calidad mejor imprimiendo fotografías. Además te ofrecen funciones como por ejemplo imprimir a sangre, es decir, sin bordes. Sin embargo para documentos escritos los equipos láser dan un resultado excelente puesto que el polvo de carbono del que se componen es muy sofisticado y aporta gran nitidez y definición a las copias.

-Tamaño de las máquinas. Las impresoras láser son por lo habitual mucho más voluminosas y pesadas que las de tinta, por lo que tendremos que tener en cuenta este aspecto si tenemos un sitio determinado para colocarla o si debemos transportarla.

-Volumen de impresión mensual. Si bien es cierto que el uso que se le da a cada impresora varía de unos usuarios a otros, se establecen unas 4000 ó 5000 páginas al mes para decantarse por una u otra. En caso de imprimir menos de esta cantidad, es suficiente con una impresora de cartuchos de tinta. Si vamos a superar este número, lo aconsejable para evitar sobrecalentamientos o averías es optar por una láser.

-Otros aspectos. Las impresoras láser suelen ser más limpias imprimiendo, ya que no trabajan con tinta líquida sino con un componente sólido (polvo de carbono) y el papel queda seco en segundos. Por el contrario debemos tener en cuenta que en algunas ocasiones las láser requieren sustituir el tambor por separado además del tóner, con lo cual es un gasto de consumible más. (Si quieres saber si tu impresora láser lleva el tambor integrado en el tóner o por separado, puedes consultar nuestro post anterior o visitar nuestro catálogo pulsando aquí. Resaltar además que las láser necesitan un pequeño tiempo de calentamiento para el fusor, de manera que son más lentas y consumen algo más de energía. Eso sí, normalmente suelen ser más silenciosas por lo que son especialmente adecuadas para colocarlas en lugares donde se requiera cierto nivel de concentración.


}