Problemas al imprimir

Al utilizar de forma habitual una impresora láser o de cartuchos de tinta, podemos encontrarnos con algunos problemas que por suerte suelen ser en su mayoría sencillos de resolver.

Si se nos ha quedado el papel atascado en su interior, lo más importante es tratar de sacarlo de la forma más suave posible. Puede ser debido a que esté mal colocado en la bandeja, que no sea del gramaje o de la calidad adecuada o a que se haya quedado pegado debido a la humedad. En cualquiera de estos casos, tiraremos de él con mucho cuidado para no romper ninguna pieza interior. En adelante tendremos en cuenta utilizar un papel ni demasiado grueso ni demasiado fino, además de mantener los rodillos limpios para que las hojas pasen sin dificultad.

Si la impresión es muy clara o aparece difuminada, lo más probable es que alguno de los consumibles (ya sea tóner o tambor) se esté agotando y sea necesario sustituirlo. Debemos tener en cuenta si hemos seleccionado el “modo económico” para imprimir, en cuyo caso esta reducción en la calidad está justificada.

A la hora de cambiar el tambor de imagen debemos tomar la precaución de hacerlo lejos de luces fuertes o luz solar ya que, al ir ionizado, puede perder su carga electrostática. La consecuencia es que las hojas aparecerán con manchas puesto que no es posible para el láser realizar su función correctamente.

Si aparecen líneas verticales, es probable que la cuchilla no esté apartando bien el polvo de carbono sobrante en la impresión, en cuyo caso será necesario limpiarla o sustituirla.

Como vemos, éstos son pequeños inconvenientes que podemos solucionar de forma casera. En todo caso, lo mejor ante cualquier otro problema es acudir a un técnico especializado que podrá con toda seguridad poner nuestra máquina en funcionamiento de nuevo.


}