El tambor de imagen de la impresora

Otro de los elementos a sustituir en nuestra impresora láser es el tambor de imagen o fotoconductor, encargado de “recoger” el polvo de carbono que suelta el tóner y fijarlo al papel mediante electromagnetismo.

Existen dos tipos de tambores de imagen:

-Los que van integrados en la misma pieza que el tóner y que utilizan marcas como HP, Samsung y Canon.

-Los que van independientes al tóner, usados principalmente por Brother, Oki, Epson y algunas Lexmark.

La elección de una impresora u otra depende en gran medida del uso que se le vaya a dar. Si se trata de un uso mas bien esporádico (más o menos un tóner al año), lo mejor es que el tóner y el cilindro estén separados. Es bastante probable que no tengas que cambiar el tambor de imagen a lo largo de la vida de uso de tu impresora (normalmente unos 4 ó 5 años). Esto abarata mucho el precio del consumible ya que cada vez que cambies el tóner no tendrás que cambiar un fotoconductor que con toda probabilidad no esté gastado.

Si por el contrario vas a realizar un gran número de impresiones, lo ideal es que cilindro y tóner vengan integrados. De esta forma, cada vez que se estrene tóner se estrenará también tambor de imagen, lo que hace que todas las impresiones sean perfectas evitando defectos de impresión causados por un fotoconductor en mal estado.

Para saber cuando es necesario sustituir el tambor de imagen de nuestra impresora por uno nuevo, tenemos que fijarnos si aparecen líneas o manchas verticales, si la hoja aparece en negro o en negativo o si la impresión resulta poco nítida o borrosa. Si estas incidencias aparecen en todas las copias y siempre en el mismo lugar de la hoja, es hora de cambiarlo por un consumible nuevo.

Si necesitas saber precios y características de un tambor de imagen para tu impresora láser, pulsa aquí.


}